Jornada de trabajo.

La jornada de trabajo en España termina dos horas después que en los países europeo, según un estudio de la Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios (Arhoe).

La conclusión es que, a excepción de los centros comerciales, en casi la totalidad de estos países, la jornada laboral suele terminar entre las 17 y 18 horas, mientras que en España no se sale de trabajar antes de las 19 horas. Tampoco es que se trabaje mucho más, es que el tiempo dedicado a la comida en Europa oscila entre los 30 y 60 minutos, y en España es de hora y media a dos horas.

En ninguno de los países estudiados existe horario continuo o jornada intensiva y en los países nórdicos o Francia la flexibilidad de horarios es algo habitual. Ignacio Buqueras, presidente de ARHOE, ha señalado que «esos datos nos confirman que la tarea para conseguir en España unos horarios más racionales y adaptados a la realidad de nuestro entorno europeo no está ni mucho menos terminada».

La UE aprobó una directiva sobre ordenación de tiempo de trabajo en 1993 en la que se establecen los derechos de los trabajadores en cuanto a jornada laboral y descanso. En 2008, se reformó la normativa y se aumentó la jornada laboral posible hasta las 65 horas a la semana, pero no se ocupa de horarios que, habitualmente se negocian en los convenios colectivos.

Leer más.

Estrategia 55.

El Gobierno plantea que a partir de los 55 años, los trabajadores puedan reducir su jornada de trabajo.
La estrategia pretende ser una "hoja de ruta" para orientar a las administraciones en la elaboración de medidas dirigidas al colectivo de trabajadores de 55 o más años, dando así cumplimiento al compromiso alcanzado al respecto en el Acuerdo Social y Económico (ASE).



Vacaciones.